Comunicado

Pronunciamiento   |     30/03/2014

 

El movimiento campesino en México, unido y organizado, debe emprender la lucha por las tierras, contra el latifundio y por garantizar la soberanía alimentaria.

 

La Coalición Nacional Campesina y Urbana (CNCU) tiene claro que solo con un movimiento campesino fuerte y propositivo se pueden enfrentar los retos que se nos presentan en los difíciles tiempos actuales. Para ello nos proponemos que la militancia de nuestra organización y las dirigencias regionales, estatales y nacional se mantengan en un proceso de formación permanente. Que seamos capaces de interpretar la realidad que vivimos para poder transformarla hacia un modelo en donde la Justicia, la Igualdad y la Democracia sean los principios fundamentales que rijan a la sociedad en su conjunto.

 

 

Así mismo consideramos que la formación significa tener consciencia de clase combinada con conocimientos científicos que nos permitan desarrollar una ideología consistente que oponga nuestras propuestas de desarrollo comunitario, permeadas por el saber histórico de las comunidades rurales, al actuar de las grandes corporaciones transnacionales más preocupadas en la explotación y control capitalista de las semillas, el agua, la biodiversidad, la minería, los ríos y la producción de mercancías agrícolas. Nuestra lucha es permanente en tanto que la pobreza y el hambre siguen creciendo sin que el estado mexicano atine a dar respuestas concretas a las demandas de amplios sectores de la sociedad, permitiendo y alentando el control por parte de las transnacionales rapaces de los recursos de nuestra patria. El campo está abandonado, del movimiento campesino depende que esto no continúe así pero para ello tenemos que orientar nuestros esfuerzos hacia la preparación de todos los militantes para que se transformen enagentes activos y multiplicadores de nuestros ideales, programas y acciones.